Apitela

Esta idea tardó unos 3 años en cuajar, mientras que hacíamos pruebas y aprendíamos no del “ensayo y error”, sino del “error tras error”. En el 2013 compramos un montón de telas, cera, brea, aceite, TODO lo supuestamente necesario, vimos tutoriales, leímos acerca de que los egipcios ya hacían unos paños similares para conservar sus alimentos y que en Irlanda es parte de toda cocina desde hace cientos de años, pero cuando comenzamos a hacerlos no quedaban bien, estaban gruesos, grumosos, pegajosos al tacto y visualmente nada agradables, dejamos la idea por varios meses para volver a intentarlo.... ¿y si le hacemos así o asá? probábamos pero nada mejoraba, nos topábamos como con una pared donde no podíamos avanzar más, eran los pequeños detalles que nadie te dice y que sólo descubres cuando ya estás ahí y que son los que hacen una GRAN diferencia... otros meses de descanso.